B. B. KING: Biografía y su Guitarra LUCILLE

Riley Ben King nació en 1925 en una humilde cabaña, de una plantación de algodón, de una pequeña localidad del estado de Mississippi (Itta Bena).

B. B. King: Biografía y Equipo

Tuvo una infancia complicada por la separación de sus padres con cuatro años, y la muerte de su madre con nueve, siendo criado principalmente por su abuela, que al igual que sus padres, también trabajaba en las plantaciones de algodón en condiciones cercanas a la esclavitud.

A los 12 años tuvo sus primeros contactos con la música participando en el Coro Góspel de la iglesia, donde practicó canto y donde dio sus primeros pasos como guitarrista.


Aunque era muy joven, el pequeño King, tenía ya amplia experiencia en los trabajos de la plantación de algodón, trabajando desde los 8 años. Teniendo que compaginar las largas jornadas en la plantación, con su pasión por la música.

Pocos años después King ya tocaba con varios grupos Góspel y hasta en solitario, ganando tanto dinero en una noche tocando por las calles, como en una semana en los campos de algodón. Así que os podéis imaginar la miseria de sueldo que ganaba como recolector y conductor de tractores en la plantación.

Una tarde, cuando tenía 21 años de edad, y volviendo a casa tras una jornada en el campo, el tractor se avería, y por miedo a las duras represalias del patrón, King coge todo lo que tiene (su guitarra y 2´5 dólares) y se marcha a casa de su primo en Memphis, siendo este el que le introdujera totalmente en el Blues.

Aunque desde muy pequeño King ya sentía atracción por este género, pese a que su madre tachara esta música, como la música del diablo.


Leyenda de Robert Johnson


Abriré un paréntesis para hablaros del blues, el diablo y Robert Johnson. Robert Johnson fue uno de los mejores guitarristas de blues de la historia, pero en sus comienzos era un músico mediocre, hasta que un día comienza a tocar blues con una ejecución perfecta, dando la sensación de que sonaban dos guitarras al mismo tiempo.

Bluesman Robert Johnson

La leyenda cuenta que  Robert Johnson vendió su alma al diablo una medianoche en el cruce de caminos de la actual autopista 61 con la 49 en Clarksdale (Missisipi), a cambio de tocar el mejor blues que se hubiera escuchado jamás. Johnson le entregó su guitarra en este cruce, al demonio, y después el diablo se la devolvió, ya aprepará. 

Robert tocó por todo el sur de Estados Unidos. Pero nunca se quedaba en el mismo lugar mucho tiempo. Parecía como si estuviera huyendo de algo. Debido a su constante deambular, su guitarra Gibson estaba ya casi destruida, pero a pesar de esto, Robert jamás se separaba de ella, y su sonido seguía cautivando a todo el que la escuchaba. 

Hasta que una noche, el diablo vino a cobrar su deuda
En mitad de un concierto, Robert dejó de cantar, apartó su guitarra a un lado y salió a la calle. Los tres días siguientes, estuvo delirando hasta que murió debido a la estricnina que contenía una botella de whisky, que le ofrecieron para beber. 

Robert extrañamente contaba el día de su muerte, con los mismos años de edad que tenían al morir otras grandes leyendas de la música como Jim Morrison,  Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones, y Kurt Cobain. La última en incorporarse a este trágico club, fue Amy Winehouse. Todos tenían 27 años cuando murieron, y relación musical con el blues. 

Volviendo al tema de nuestro amigo King, una vez instalado en Memphis se comenzó a proyectar su carrera musical, gracias al ofrecimiento de participar 10 minutos sin paga, como disc-jockey en un programa de radio. 
B. B. King solía tocar en los intermedios del programa de radio, con los músicos de Jazz o Blues que iban a actuar, adquiriendo el apodo de "Blues Boy", nombre que terminó abreviándose a B.B., de ahí nació su nombre artístico, B. B. King.



Gracias a sus contactos radiofónicos, a finales de 1949 grabó su primer disco (Miss Martha King). Ese mismo año, King solía tocar algunos fines de semana en un lugar llamado Twist, en Arkansas. Una noche se produjo un incendio en el local, que le obligó a desalojar el recinto apresuradamente. Tras salir del local, King se dio cuenta de que se había dejado su guitarra, y volvió para rescatarla, consiguiendo salir del local, justo antes de derrumbarse. 

El incendio fue provocado como consecuencia de una disputa por una dama. Esa dama se llamaba Lucille, y desde entonces B. B. King llama a todas sus guitarras Lucille, para recordarse a sí mismo, la estupidez que le pudo haber costado la vida.

Lucille, Guitarra de B. B. King


Equipo B. B. King


B. B. King usó varios modelos de guitarras, pero desde su lanzamiento en 1958, no ha dejado de usar la Gibson ES-335

En un principio solía introducir toallas por las aberturas en F de su 335, para reducir los acoples incontrolados. Pero más adelante usaba Guitarras Gibson por encargo, sin los orificios en F, para controlar el problema.
Además de incorporar el control Varitone para seleccionar distintos condensadores con tonalidades diferentes, y con cordal Gibson TP-6 para que según él, evitar que se le enganchasen los puños de las camisas.

Los amplificadores que solía usar eran Gibson, o el Fender Twin Reverb.


Los Tres Reyes del Blues


B. B. King es considerado por muchos el Rey del Blues, aunque también pertenecía al reducido club de los Tres Reyes del Blues. Curiosamente los tres se apellidaban King, aunque no tenían ningún tipo de parentesco entre ellos, aunque si todos los King fueron como B. B. King que tuvo 15 hijos, no me extraña que haya muchos King. 

Este selecto club de tres reyes lo formaban aparte de B. B. King, Albert King y Freddie King

Los tres reyes del blues

Albert King nació un año antes que B. B., medía 1´9 metros de estatura, pesaba 120 kilos, y tocaba muy al estilo de B. B. King, pero con una Flying V. Por estos motivos se ganó el nombre de "The velvet Bulldozer" (la excavadora de terciopelo). Como era zurdo, tocaba con la guitarra al lado inverso, igual que Jimi Hendrix, pero con la diferencia de que Jimi cambiaba las cuerdas de sitio, pero  Albert no. Las quedaba tal cual, quedándole la cuerda fina arriba y la gruesa abajo. Este sí que debería de estar poseído para poder tocar de esa manera…, increíble.

Freddie King nació una década después que los dos primeros reyes, pero su carrera comenzó solamente cuatro años después de los dos anteriores, ya que Freddie empezó a tocar la guitarra a una edad muy temprana, a los 8 años de edad. También usaba una ES-335 como B. B. King, pero con un overdrive marcado y cañero, metiéndose ya prácticamente en zonas rockeras. Este se ganó el apodo de "The Texas Cannonball" (La bola de cañón de Texas). Sinceramente un mote muy bien avenido con el personaje, era negro, redondo, y su música era metralla pura.


B. B. King fallece en 2015 mientras duerme a los 89 años de edad en su casa de Las Vegas, siendo el último rey en desaparecer de los escenarios, aunque B. B. estuvo al pie del cañón prácticamente hasta el final.

B. B. King tocaba la guitarra punteando prácticamente nota a nota. Aunque conocía algunos acordes, no tocaba ritmos, decía simplemente que no se le daba bien. 

También le era imposible tocar y cantar al mismo tiempo. 
Lo que si se le daba muy bien era tocar Blues con un Filin que no se había escuchado antes, reconociéndose su estilo, al primer compás. Con su característico vibrato de la mano izquierda, y un gran gusto en la utilización de los bendings, siendo pionero en ambas técnicas, haciendo que Lucille cantara música del demonio, como los auténticos ángeles.









https://www.youtube.com/user/mijelan1?sub_confirmation=1


Compartir