Translate

Diferentes Tipos de Trastes

El tipo de traste que monte nuestra guitarra, influye notoriamente en el tacto del instrumento, y en las prestaciones de este para la realización de diferentes técnicas de ejecución.

Es muy importante acertar con los trastes que más nos interesan a la hora de comprar una nueva guitarra, ya que un cambio de trastes es costoso, sobre todo si el diapasón está barnizado, como los diapasones de arce, o si monta binding.
Si os preguntáis cual es la utilidad del binding, aparte de que te cueste más caro un cambio de trastes, os diré que además de decorativo, también tiene una función protectora contra leves golpes, fortaleciendo los bordes de la guitarra.

Dependiendo de la altura de los trastes, una guitarra obtendrá ciertas características hacia su orientación como instrumento rítmico, solista, o todoterreno.

Trastes Altos. Entre más alto sea el traste, mayor volumen y sustain, favoreciendo los ligados como los "hammer on" (ligados ascendentes), o los "pull off" (ligados descendentes). También favorece la velocidad de ejecución, y la realización de bendings, por la falta de contacto, o de fricción, de los dedos contra la madera del diapasón.
Otra ventaja es la durabilidad, ya que podremos nivelar en más ocasiones un traste alto que uno más bajo, antes de cambiarlos definitivamente, si llegara el caso.

Un traste alto y fino, es perjudicial a la hora de deslizar los dedos, por este motivo, los trastes altos suelen ser también más anchos, para facilitar el deslizamiento.

Con los trastes altos debemos de tener moderación en lo que a pulsar las cuerdas se refiere, porque si pulsamos demasiado fuerte, las notas desafinarán.

Trastes Bajos. Los trastes bajos y estrechos favorecen el deslizamiento de los dedos, facilita la colocación de acordes, y la afinación de las notas al pulsarlas, haciéndonos la madera del diapasón un tope a la hora de pulsar. 
Este tipo de trastes es usado en guitarras rítmicas, ya que estos trastes perjudican el sustain, la velocidad de ejecución, el tapping, y los bendings, no siendo apropiados para guitarras solistas. Evidentemente, al ser más bajos, también duran menos que los altos.
 

El deslizamiento de los dedos se ve perjudicado cuando por el desgaste el traste pierde su redondez, aplanándose por la parte superior, creándose unas ligeras aristas a ambos lados del traste. 
Para solucionar este problema, tendremos que coronar y pulir los trastes, mejorando sensiblemente el deslizamiento.

En un principio, se instalaban a las guitarras eléctricas trastes bajos y estrechos pensando en sus prestaciones como instrumento rítmico, facilitando la colocación de acordes, como las guitarras Rickembacker.

Precisamente Rickembacker es una de las pocas marcas que siguen montando en sus guitarras trates bajos y estrechos, pero actualmente la gran mayoría de marcas montan trastes de mayor altura (Trastes Medianos), principalmente los Médium Jumbo, estando en una zona equilibrada para aumentar la versatilidad del instrumento, funcionando bien en toda clase de técnicas de ejecución, bendings, ligados, tapping, solos y ritmos.


Trastes más altos que los médium jumbo, sería una guitarra destinada principalmente para solistas, y trastes más bajos que los médium jumbo, estaría orientada a guitarristas rítmicos.
 
En algunas guitarras, los extremos de los trastes pueden venir con aristas molestas, que pueden incomodar el deslizamiento de la mano por el mástil. Podemos suavizar esas aristas, o redondear un poco el extremo del traste, para mayor comodidad. 
 

Para hacer esto necesitaremos una lima de precisión, lija de grano 600, y grano 1000, abrillantador de metales, y sobre todo mucha paciencia. 


Retiramos las cuerdas y encintamos con cinta de carrocero el diapasón, le damos forma al extremo de los trastes con la lima de precisión, con cuidado de no romper la cinta.
Tras darle forma a todas las terminaciones, le pasamos una lija de grano 600, y después una de grano 1000. Y Antes de retirar la cinta, aplicamos a los trastes un abrillantador de metales.

Para la total ausencia de contacto de los dedos con el diapasón, están los diapasones escalopados, con una concavidad para alejar la madera de las cuerdas de la guitarra.
Esto beneficia las técnicas de tapping, pero para esto no es necesario escalopar todo el trastero, rebajando la madera solamente en los últimos trastes, por ejemplo a partir de 12º o 15º traste sería suficiente (Ibanez KIKO100). 


También podemos encontrar guitarras totalmente escalopadas. Como la Fender Yngwie Malmsteen. Con pastillas Seymour Duncan YJM, y cejuela de bronce.
 
Un diapasón totalmente escalopado nos obliga a tocar de forma muy suave, pulsando solamente la cuerda, lo justo para hacerla sonar. Teniendo que acostumbrarnos a pulsar las notas solamente lo necesario, para que no suenen desafinadas, por la ausencia de cualquier contacto con la madera, pudiendo desafinar la nota fácilmente por un exceso de presión.
 
Pero en realidad lo que nos hace veloces es la técnica de la suavidad en la pulsación de las notas del diapasón, más que el escalopado, pudiendo ser muy veloces en diapasones sin escalopar, pero manteniendo la extrema suavidad al pulsar las cuerdas.
No esperéis coger una guitarra escalopada y volar sin más, porque en un principio notaréis el mástil extraño, necesitando cierto tiempo de adaptación
 
El escalopado también es beneficioso a la hora de realizar bendings en la parte alta del mástil, pero la cosa se complica en lo referente a colocar acordes con soltura.
 
Si disponemos de varias guitarras podemos mandar una a escalopar, o intentar hacerlo nosotros mismos con limas redondas, tacos redondeados con lija y una gran dosis de paciencia, porque si no, es posible que tengamos un fracaso de los gordo.




https://www.youtube.com/user/mijelan1?sub_confirmation=1

0 comentarios:

Publicar un comentario