Cejuelas para Guitarra Eléctrica


La Cejuela. La pequeña, o gran olvidada, sobre todo por los fabricantes de guitarras, descuidando su ajuste y materiales por razones económicas y ahorro en el tiempo de elaboración. 
Gran parte de los guitarristas aficionados y profesionales, lo primero que suelen desechar de su nueva guitarra, es la cejuela de serie, por una hecha a mano y perfectamente ajustada por un luthier.
Sólo en guitarras de alta gama se le presta más atención a la cejuela para obtener sus máximas prestaciones, pero suelen ser guitarras muy muy caras.

Esto no quiere decir que tengamos que cambiar la cejuela de nuestra guitarra mañana, pero si es cuestión a tener en cuenta como primera mejora de nuestro instrumento. Por ejemplo, antes de un cambio de pastillas, no está de más cambiar primero la cejuela.


No recomiendo la colocación de una cejuela para inexpertos, ya que un luthier dispone de las herramientas y experiencia necesaria para su ajuste, y perfecto asentamiento sobre el mástil, puesto que si la cejuela no tiene un máximo de contacto, no transferirá adecuadamente las vibraciones de las cuerdas. Además la colocación de una cejuela por parte de un experto, no suele ser demasiado cara
Exceptuando las construidas en bronce, por ser un material más complejo de trabajar, pero dan un resultado excelente en cuanto a tono, durabilidad y acabado. 

Una cejuela requiere un ajuste perfecto, no hay más. O está perfecta, o está mal. Si los surcos de las cuerdas son demasiado profundos, las cuerdas cerdearán al pulsarlas al aire, y si están demasiado altos dificultará el manejo del instrumento.

Otra cuestión es el material de construcción de la cejuela, encontrando generalmente en las guitarras de serie, materiales plásticos
Estos materiales asemejan las características del hueso, pero claro..., no es igual, sencillamente porque son materiales distintos. Incluso el hueso debería ser de un animal de cierta edad con los huesos totalmente desarrollados y calcificados, y no de un animal joven.

Muchos piensan que esto no tiene tanta importancia porque sólo afectaría a las notas cuando las tocamos al aire, pero eso no es cierto..., influyendo la cejuela en el sonido total del instrumento, absorbiendo las vibraciones de las cuerdas en todo momento y trasmitiéndolas al mástil.

Esto se haría más notorio con una cejuela de bronce, dándonos un tono claramente más brillante que otros materiales.



También podemos encontrar cejuelas de materiales sintéticos especialmente diseñados para el deslizamiento de las cuerdas por los surcos de la cejuela, como el Grafito o el Graphtech. Este último esta compuesto de grafito mezclado con teflón, para obtener un mayor deslizamiento.
  
Esto es muy útil a la hora de mantener la afinación del instrumento tras la ejecución de bendings, y para el uso de puentes semiflotantes, obteniendo su máximo rendimiento en cuanto a estabilidad de afinación, acompañándolas de clavijas con bloqueo.


El hueso no es tan deslizante como estos materiales, pero la solución está en lubricar los surcos de las cejuelas con lubricantes como el Micro Teflón o el Nut Sauce.


En Cejuelas de metal, podemos encontrar rodamientos para facilitar este deslizamiento, como en la LSR roller nut de Fender.

Para evitar por completo el problema del deslizamiento de las cuerdas por los surcos, tenemos la cejuela que montan los puentes de estilo Floyd Rose. Zanjando por completo el asunto, bloqueando o atenazando las cuerdas a la cejuela una vez afinadas, para después retocarse la afinación de la guitarra a través de los microafinadores del puente. Quedando solamente como punto de fricción, las selletas del Floyd Rose.




https://www.youtube.com/user/mijelan1?sub_confirmation=1

0 comentarios:

Publicar un comentario